Alice Russell: Poción mágica de soul

Es evidente que el "blue eyed soul" está de moda en el mercado europeo y británico en particular. En efecto, en los últimos años han aparecido en escena toda una serie de artistas que se caracterizan por plantear una propuesta musical fundamentada (en muchos casos hasta en lo estético) en el soul de los años sesenta y setenta. Es cierto que su oferta carece de originalidad, no es innovadora, pero nos atrae sobremanera su aparente autenticidad y la enorme pasión con la cual estos artistas y músicos nos hacen llegar su mensaje.

Al mismo tiempo se puede observar que esta música negra apenas si interesa a la juventud afroamericana de Estados Unidos, más identificada con la cultura hip hop que con la música que gustaba a sus mayores. Así pues, esta ola de soul clásico se dirige hacia un público blanco y está hecha por artistas del mismo color: Ahí está el éxito de Amy Winehouse, Joss Stone, Adele, Jamie Lidell, Duffy etc. son blancos, ingleses y muy jóvenes. Os traemos hoy a una artista que ha venido desarrollando este género mucho antes de que todo esto explotara. Aunque a menudo se la compara con ellos, no hay más que escucharla para comprender que forma parte de una categoría distinta por sí misma. Aunque su estilo es predominantemente bluesy y soul, también incorpora elementos del jazz, funk o gospel. Se llama Alice Russell y acaba de publicar su cuarto trabajo Pot Of Gold, un disco lleno de buenas canciones que os queremos dar a conocer. Alice se ha ganado a pulso su condición como magnífica vocalista que es. Poseedora de una prolífica trayectoria musical pues durante años ha prestado su voz en sesiones de grabación para muchos otros artistas (Massive Attack, The Nextmen o Quantic) o en actuaciones en directo (The Roots, la poderosa Quantic Soul Orchestra y, más recientemente, con su propia banda) además de grabar sus propios discos. En todo momento ha demostrado sus poderosas cualidades vocales, esa voz bendecida con ese maravilloso soulful al mismo tiempo eterno y moderno que a uno le hace pensar que creció en las calles de Detroit, a la vuelta de la esquina de la legendaria Motown... pero no, es rubia de ojos azules y nativa de Brighton (Reino Unido).

Nos acaba de presentar su nuevo trabajo en solitario (disponible en itunes desde el 4 de noviembre y el cd desde el 9 de diciembre) , editado bajo su propio sello discográfico (Little Poppet). Es una mezcla original e irressistible de soul, jazz, funk, rock y blues en la que Alice da muestras de la textura y profundidad de su voz. Está producido por Alex Cowan alias "TM Juke", su alma gemela: coescritor, productor y guitarrista de la banda al que le une una química especial. Juntos han sido capaces de mezclar en "su olla de oro" todas estas influencias para crear uno de lo sonidos más frescos que uno recuerda... una poción para los dioses donde conviven instrumentos de cuerda, secciones de metales y piano con su voz anclada en el pasado pero moderna y refrescante al mismo tiempo. Me conmueve todo tipo de música pero el soul es la que resuena con más fuerza en mi corazón. Yo soy en definitiva uno más de esos blanquitos de los que os hablaba al principio del post, uno más que bebe de la vieja escuela y que gusta de escuchar temas que te trasladan a la esencia del soul y que no cree que haya vuelto porque en realidad siempre ha estado ahí. Con este nuevo disco Alice Russell ha cumplido sobradamente las expectativas que nos habíamos creado en torno a sus anteriores trabajos y sus cautivadoras actuaciones en directo; al mismo tiempo que se da a conocer a un nuevo público que quizá esté buscando la próxima "voz" de la escena musical.

 
©2009 Musicasoul | by TNB