Carmen Brown & The Elements - It's All For You (2011)

Nacida de padres mozambiqueños en un suburbio de Lisboa, aunque con sede musical en la ciudad alemana de Düsseldorf, Carmen nos ofrece un variado disco de debut, apostando por el sudoroso funk orgánico del padrino haciendo honor a su apellido, el blues/soul de los burdeles de New Orleans, elementos clásicos del pop y también música afro-cosmopolita para completar una propuesta que se caracteriza por un sonido orgánico apegado al suelo y por las vibraciones positivas que emana.

Un disco editado por el sello independiente BHM Records que nos revela el olor del sudor y el humo de sus shows en vivo, donde la energía concentrada de la completa banda de nueve músicos mezcla de manera refrescante los diferentes estilos entre sí. 14 canciones, ritmos de los años sesenta, mezcla de sonido Stax y Motown para conformar un mosaico que se mantiene cohesionado gracias a la insinuante, desafiante y divertida voz de la artista. Hace ya seis meses que este inclasificable disco se lanzó al resto del mundo a la espera de una cálida respuesta, mientras tanto ellos ya se ha consolidado en Alemania (donde entre otros, han obtenido el premio al mejor artista funk/soul). Por cierto, feliz año a todos.

Frank McComb - Live In Atlanta Vol 1 (2007)

Stevie Hathaway o Donny Wonder, cualquiera de los dos podría ser una opción seria a considerar como nombre artísitico por el bueno de Frank. Y es que cuando uno escucha sus canciones las influencias de esos dos grandes genios de la música son innegables, aunque también cuenta entre sus héroes a cotizados pianistas como Herbie Hancock y Oscar Peterson. Su fascinación por la música le impulsó a tomar lecciones de piano con sólo doce años, su talento era tal que bastaron un par de sesiones para que fuera capaz de componer e interpretar con una soltura asombrosa, era un don innato en él.

Él es un príncipe de la música pero su humildad y la providencia quiso que llegara a trabajar con artistas de la talla de Frankie Beverly and Maze, Teena Marie, Chaka Khan, Lalah Hathaway, Terri Lynn Carrington, Phyllis Hyman o Teddy Pendegrass y en especial en la escena underground jazzy/soul... todos ellos quedaron impresionados por el enorme talento de este artista de Cleveland. En los últimos años ha grabado grandes discos aunque sin demasiado éxito -es el precio que ha de pagar por trabajar con sellos independientes- pero en todos ellos se nos muestra como un soulman que se expresa con la lengua nativa del blues, del jazz, del gospel o del pop. En un par de ocasiones ha aparecido por este espacio sin que aparentemente hayáis mostrado demasiado entusiasmo por él. No importa, no voy a cejar en mi empeño por haceros llegar su propuesta, en esta ocasión os lo traigo en su estado natural.

Seal - Soul 2 (2011)

Huérfanos de interesantes novedades en el mercado del soul, me he decidido por hacerme eco del último trabajo de este artista británico, aunque de origen nigeriano. Hace más de dos décadas que se dió a conocer de la mano del productor Adamski y aquel "Killer", un auténtico megahit de las pistas de baile. Un año después, el dj formaba parte de la historia, sin embargo aquel vocalista firmaba su primer larga duración encaramándose directamente hasta el número uno de las listas de éxito.

El hada del éxito comercial le ha acompañado desde el inicio de una desigual carrera en el mundo del pop lastrada por pésimas composiciones, nada relevante para los amantes del soul sino fuera por esa voz con sello a la que siempre se le atribuyó cierto potencial soulful. El año 2008 coqueteó con nuestro género musical favorito editando Soul, un álbum de versiones de temas clásicos orientado hacia el gran público de notable acogida en el mercado. El pasado noviembre editó Soul 2, la inevitable segunda parte, esta vez más centrada en los años setenta. Se deja oir esta acertada selección de auténticos once pilares de la música soul, una producción inmaculada de Trevon Horn y David Foster, impecables arreglos y un competente intérprete siempre contenido, liberado de cualquier emoción, como mandan los cánones del marketing. Demasiado preocupado por imitar a los originales no aporta nada nuevo, nada especialmente malo que señalar, nada especialmente bueno que destacar, ni frío ni calor...

Will Downing - Yesterday (2011) EP

El crooner Will Downing estrena su condición de artista independiente (tras toda un vida de la mano de la multinacional Universal) presentándonos el primer capítulo -de un total de tres- de un curioso proyecto que pretende completar próximamente (en apenas seis meses) con dos próximas entregas en torno al presente y futuro del rnb/soul hasta completar una innovadora trilogía musical.

Yesterday es un EP que contiene su propio homenaje a cuatro temas clásicos del rnb de los años sesenta y setenta que le llegaron al corazón. Concretamente, nos propone su personal interpretación de canciones como "La La Means I Love You" (1968) de The Delfonics; "Send for Me" (1981) original de Atlantic Starr; "This Time I'll Be Sweeter" (1975) famosa por la versión de Linda Lewis o la archiconocida "Ooh Baby Baby" (1965) de Smokey Robinson & the Miracles. Nada nuevo sobre el horizonte, un trabajo donde cada tema interpreta el amor desde un punto de vista diferente, impecablemente producido, con toques sofisticados jazzy y edulcorado por la estupenda voz conmovedora, cálida y elegante del artista de Brooklyn.

Nuyorican Soul - Runaway (1997)

Nuyorican Soul fue un efímero proyecto (sólo un EP y posterior LP homónimos) ideado por los productores de música dance Kenny "Dope" Gonzalez y Lil' Louis Vega, más conocidos como Masters at Work. Su idea era fusionar jazz, rnb, house y algunos elementos latinos (su ascendencia puertoriqueña les delata), rodeándose para ello de toda una pléyade de estrellas tanto en el apartado instrumental (Roy Ayers, Tito Puente o George Benson por citar solo unos pocos) como en el vocal (Jocelyn Brown).

Es un disco legendario, básicamente instrumental y en clave club/dance electrónica, que se muestra igualmente indicado tanto para los amantes del dance escuchándolo a todo volumen como suficientemente delicado como telón de fondo para crear ambiente. Un proyecto innovador en su tiempo que aún suena fresco, borrando los hasta ese momento límites entre géneros musicales, combinándolos de manera magistral tal y como demuestran en el primer single del disco que hoy recordamos, una versión del clásico de Loleatta Holloway que cuenta con la voz única de India, la ex-mujer del propio Louie Vega y que fue objeto de remixes soulful house posteriores.

Anthony Hamilton - Back To Love (2011)

A pesar de su paradigmática modestia, este nativo de North Carolina se ha convertido con el paso del tiempo en una de las pocas figuras capaces de portar la antorcha del legado y las esencias del viejo rnb/soul con la suficiente autenticidad. Siempre bien apoyado en ese magnífico timbre barítono de voz que recuerda a tantas leyendas y grandes figuras del género (Bobby Womack, Bill Whiters o Bobby "Blue" Bland)

Ahora bien, aún cuando su propuesta musical tenga fijada su mirada en el sonido Stax/funk de principios de la década de los setenta, siempre ha sido capaz de aportar a esa nostalgia su propio valor añadido incoporando elementos contemporáneos más propios de sus comienzos en el mundo del hip hop. Back To Love es su sexto trabajo de estudio (el primero con el sello RCA), sin duda uno de sus álbumes más consistentes y acogedores, donde nos propone una variedad de estilos (rock-funk, quiet storm y baladas neosoul) de la mano de una serie de colaboradores (producción y composición) que se han caracterizado por fusionar lo clásico y lo contemporáneo sin mayores complejos. Entre ellos destaca la figura del legendario Kenneth "Babyface" Edmonds.

A pesar de los años transcuridos -y de contadas decepciones en su carrera- el artista conserva pura, auténtica y casi intacta su alma sureña de soul. Ese espíritu único que ni se compra ni se vende, que se tiene o no. Cuando le escuchas cantar comprendes inmediatamente que afortunadamente para todos nosotros Anthony es un artista "calado" de soul hasta los huesos. Back To Love es un gran disco de neosoul que gana con cada escucha, impecablemente producido, lleno a rebosar de color y melodía, una de las grandes alegrías de este año que termina. Imprescindible

Randa & The Soul Kingdom - What You Need (2011)

Podríamos tildar de auténtica invasión la aparición en los últimos años de numerosas bandas australianas que cultivan el deepfunk y retrosoul. Sorprende la calidad media indiscutiblemente alta de estos grupos que finalmente logran superar las fronteras nacionales gracias a determinados sellos discográficos (como el británico Freestyle Records) que han dado a conocer al mundo su propuesta musical retro.

Como ya sabéis, Musicasoul no ha permanecido ajeno a este fenómeno y han sido numerosos los post dedicados a las nuevas bandas aussies. En esta ocasión os traigo el segundo trabajo de Randa And The Soul Kingdom, la prueba de confirmación de uno de los conjuntos que más llamaron nuestra atención. Liderados por Randa -esta vocalista/compositora de origen jordano-, de la mano del productor Lance Ferguson (The Bamboos) y con sede en Londres donde han desarrollado su sonido y estilo en los últimos meses. Se la compara a menudo con Marva Whitney, Ann Sexton o Vicki Anderson pero más allá de similitudes lo importante es que nos siguen proponiendo un soul/funk crudo, optimista, convincente y efectivo que recrea aquel sonido glorioso de los sesenta y setenta. Sabedores de que un álbum completo de frenético funk es a veces difícil de digerir, complementan su propuesta con la suficiente variedad de estilos (northern soul, motown o disco funk) como para poder mantener intacto el interés desde el principio hasta el final.

Liz McComb - Open Your Eyes (2001)

Lizz McComb es una norteamericana (nativa de Ohio) que ha acabado por instalarse en Paris desde que hace dos décadas debutara con éxito en el viejo continente. Otros artistas recorrieron antes ese camino como Josephine Baker o la vocalista de jazz Dee Dee Bridgewater. En todos lo casos el público francés (y por extensión europeo) se ha comportado como perfecto anfitrión adoptándolos como figuras propias.

Elizabeth es además de una talentosa intérprete y compositora de gospel, una gran pianista que gusta también de la música jazz, del blues y del soul. Su gospel que podemos tildarlo como "salvaje" -con cierto toque jam session- y su voz única, poderosa y cálida, su carisma y presencia escénica la convierten en una auténtica diva del género. Sólo un pero que poner, ella no concibe la música gospel como puro entretenimiento, su compromiso y activa militancia con la comunidad Pentecostal (rama afroamericana del Protestantismo) le induce a utilizar todo su poderoso arsenal interpretativo para hacer proselitismo espiritual sobre un escenario. No obstante, quién no se muestre interesado por el mensaje siempre se dejará seducir por su indudable talento artísitico, contagioso empalago y su participación cómplice en las actuaciones en directo.

Betty Wright & The Roots - Betty Wright: The Movie (2011)

Ahmir "Questlove" Thompson nació el mismo año en el que Betty firmó su mayor éxito "Clean Up Woman", corría el año 1971. El primero goza en la actualidad de una merecida reputación tanto con su banda de músicos colosal como en su faceta de productor de grandes trabajos de hip hop en las dos últimas décadas. Betty, en cambio, a sus 57 años se ha estado ganando la vida como profesora de canto y productora durante la última década (Joss Stone), aquellos éxitos de los años setenta y ochenta parecían más un asunto del pasado...

Cuando tuve conocimiento de que iban a trabajar juntos en el estudio, además de alegrarme, pensé que estas mentes visionarias podían alumbrar algún disco más creativo e incluso experimental. Pero me equivoqué, para mi sorpresa es un disco al más puro estilo Betty Wright, sustituyendo a su antigua banda por The Roots y apostando a ganador por el funky y el hard groove con su impecable voz. Así pues las 14 canciones -compuestas y producidas por el tandem- rebosan nostalgia de una época anterior. Nos resulta familiar ese quiet storm, disco-soul, rnb o funky con algunos toques modernos sutiles aquí y allá - o no tan sutil, si estamos hablando de raperos invitados como Lil Wayne o Snoop Dogg.

Puesto que toda la atención se centra en la voz, lo cierto es que la banda de Philadelphia pasa más bien desapercibida, sin pena ni gloria. Otros que han puesto el piloto automático son quienes realizan cameos (Lenny Williams o Joss Stone más los citados anteriormente) que no aportan nada reseñable. En definitiva, una propuesta insuficiente para el deseado regreso de Betty. El material no tiene la suficiente consistencia pero uno siempre puede recrearse con la voz y la manera de interpretar de esta gran vocalista que no ha perdido el brillo de años atrás. Nos recuerda lo grande que puede llegar a ser el rnb apoyado en una base instrumental orgánica y una cantante intuitiva, brillante e inteligente que impresiona oirla cantar. Todo un master intensivo al que muchos pseudocantantes actuales del rnb contemporáneo deberían pensar en matricularse.

Lira - Return To Love (2011)

El año 2009 fue excepcional para esta bella mujer sudafricana conquistando numerosos premios y alcanzando un notable número de ventas. Aprovechando su buen momento artístico, Lerato "Lira" Molapo publicó a principios de este año un nuevo trabajo con el que encontrar ese impulso necesario para poder cumplir su deseo de poder demostrar sus enormes dotes para el canto y el baile al público de todo el mundo.

Return To Love es su cuarto álbum de estudio, una especie de compendio de todo lo que ha venido ofreciendo desde que comenzara su aventura artística hace siete años. Apoyada en el productor y compositor (y esposo) Robin Kohl nos ofrece un sonido algo más refinado que algunos encuentran próximo al estilo de Sade. Nada más lejos de la realidad, ese sutil sentido de sus raíces sudafricanas que parpadean por todo el material, junto con su singular estilo vocal nos indica que nada hay de imitación o copia respecto a la nigeriana. La variedad de estilos que asoman por el trabajo es amplia: tanto en el sonido (funk, reggae, urban, y montones de suave soul sin perder por ello su identidad afro) como en el lenguaje (romántica pero tratando de agitar nuestra conciencia social) capturando toda la energía de sus estupendos shows en vivo. Return of Love es una perfecta introducción para quienes no conocen su trabajo y otro paso más hacia la conquista del mundo de esta notable artista.

Etta James - The Dreamer (2011)

Asolada por las enfermedades (alzheimer y leucemia) una de las últimas grandes divas de la música vivas ha decidido -creo de forma sensata- poner fin a su carrera artística. Se despide de todos nosotros firmando este último disco, una colección de versiones de temas de muy distinto origen -en el tracklist podemos encontrar canciones de Ray Charles, Little Milton, Bobby "Blue" Bland,Otis Redding, Johnny Guitar Watson o incluso Guns N'Roses- pero siempre en clave de blues.

Sería bueno no dejarnos llevar por las circunstancias y reconocer que el disco es mediocre, no está a la altura de lo que se supone debe ser el último trabajo de una figura de su talla. Si me he decidido por referir el álbum  en este espacio es porque ya que nos da esta oportunidad, quiero aprovecharla para despedirme de esta fuerza de la naturaleza que no debemos olvidar ha llenado nuestros insaciables oídos con su inconmensurable talento vocal durante cinco décadas. A lo largo de su carrera, firmó un ecléctico catálogo a base de fusionar rnb, blues, soul, pop y jazz. Muchos han tratado de imitarla, pero Etta James es inigualable, tanto como persona como artista. Hasta siempre, cuídate y muchas gracias por todo.

Aaron Neville - For The Good Times (1995)

Nadie en el mundo canta como lo hace el artista de New Orleans. Poseedor de ese falsete y vibrato único -casi angelical- que aún conserva casi intacto hoy a sus setenta años. Aunque está reconocido como una de las grandes voces del pop/soul su nombre genera grandes filias y fobias entre la gran audiencia. Guste o no guste su grito lastimero, ese timbre tenor se adapta como un guante para expresar con maestría y en toda su complejidad el dolor y el romance, aunque escuchado en exceso pueda llega a cansar.

Aaron no es un cantante de soul al uso: con esos enormes bíceps, el tatuaje en su mejilla, pendientes en la oreja o simplemente por apostar por el eclecticismno desde que firmara aquel éxito primigenio "Tell It Like It Is" (1965), desde luego no da la imagen tipo. El lastre de su trayectoria artística ha sido siempre la escasa calidad del material con el que ha trabajado. Cuando consigue una buena canción los resultados son siempre interesantes como demuestra en este tema compuesto por el gran Kris Kristofferson (interpretado originalmente por Ray Price en el año 1970) en el que preservera en la idea de reinventarse a sí mismo fusionando country, pop y soul muy al estilo de su álbum anterior The Grand Tour (1993). En fin una canción, casi cinco minutos, que nos muestra que el hombre no siempre se muestra como un ser infinitamente estúpido sino que también demuestra poseer una capacidad cuasi infinita para crear algo realmente hermoso y emocionante.

Omar Cunningham - Growing Pains (2011)

Resulta difícil de creer pero han transcurrido ya tres años desde que este gran cantante nativo de Alabama editara su anterior trabajo Time Served. Hago esta reflexión en voz alta porque este espacio recién había comenzado su andadura cuando se hizo eco de aquel estupendo trabajo en clave southern soul más que recomendable.

Ahora nos propone un nuevo disco -el quinto en su carrera artística- diez nuevos temas en los que nuevamente repite fórmula, donde cada canción tiene sentido y exuda calidad, situándole entre los compositores más destacables de la música negra contemporánea. El southern soul dominó el sonido soul a lo largo de la década de los sesenta mezclando a dosis iguales la espiritualidad del gospel con la energía del RnB. Omar confiesa que se considera ante todo un cantante de blues, pero que su primera y mayor influencia provino de la música gospel. El gran mérito de este artista consiste precisamente en haber conseguido a través de sus composiciones fusionar el mundo del blues y del gospel para obtener un sonido fresco acompañado por su suave, cálida y dulce voz.

Mayer Hawthorne - How Do You Do (2011)

Hace apenas dos años, este nativo de Michigan salió prácticamente de la nada con su álbum debut A Strange Arrangement. Otro ejercicio más de nostalgia, sonido blue-eyed soul que exhortaba al espíritu de la década de 1960 y pretendía rendir homenaje a la época dorada de la Motown. Esa grabación -y un EP posterior de versiones- revelaba a un hombre enamorado de un pasado musical pero adoptando una pose más contemporánea.

Cierto es que la imagen de Andrew Cohen (su verdadero nombre) no encaja demasiado con el sonido que nos propone, de hecho me siento tentado en ocasiones a no tomármelo demasiado en serio, pero ya se sabe que la música es universal y no tiene color. Autor de los temas, tocando la mayoría de instrumentos y una voz que, reconozcámoslo, no es su punto fuerte. Este último aspecto creo que explicaría cierto recelo que me produce aún su propuesta. Mi alma no conecta con su timbre vocal, a veces pienso que buenos temas que llevan su firma transmitirían más emoción con un intérprete más adecuado. Por lo demás, tanto el trabajo anterior como éste último suponen un ejercicio notable de retrosoul siempre oportuno para pasar un rato distendido.

Lalah Hathaway - Where It All Begins (2011)

La hija del legendario Donny Hathaway no se ha mostrado demasiado prolífica desde que debutara en el año 1990 con su álbum homónimo. Una verdadera pena, teniendo en cuenta su talento vocal ya que éste es su quinto álbum de estudio, el segundo con el sello Stax. Su aplomo, confianza y buena técnica le han permitido ser lo suficientemente versátil como para brillar tanto en baladas urbanas como en terrenos más próximos a la frontera de la fusión con el jazz, pop o gospel. Sin duda se ha configurado como una de las grandes voces del rnb contemporáneo.

En esta ocasión, de la mano de galardonados productores como JR Huston y Dre & Vidal vuelve a mostrar su rango vocal en toda su extensión. Ahora bien, no puedo ocultaros mi gran decepción con la concepción de este trabajo que se aleja en demasiadas ocasiones del que debe ser el terreno "natural" de esta fabulosa mujer (y prefiero no hablar de temas como "Strong Woman" y otros absolutamente decepcionantes y equivocados). Quien sabe si seducida por cantos de sirena comerciales o por una inquietud por experimentar y evolucionar, lo cierto es que se adentra en terrenos inusuales que en nada le favorecen a una gran voz sepultada por arreglos más propios del pop, dance y del rnb contemporáneo. Salvo excepciones como el tema que os traigo, un trabajo para olvidar.

Sharon Jones & The Dap-Kings - Soul Time! (2011)

Han bastado cuatro discos para que este grupo se haya convertido en referente absoluto de la escena soul/funk mundial. Para que no se nos haga eterna la espera de su próximo trabajo, el sello Daptone Records ha estimado oportuno editar este disco recopilatorio de rarezas, bonus track y B sides. Un total de doce temas entre los que solamente "New Shoes" constituye una canción inédita hasta ahora. No por ello carece de interés, en especial para los irredentos fans del grupo, el disco brinda una oportunidad única de hacerse con temas de la banda que de otra manera serían complicados de conseguir.

¿Es esta colección de canciones indispensable para completar nuestra colección de discos funk/soul? No sé si es para tanto, pero no resulta fácil renunciar a otra ración de la poderosa voz de la ex-vocalista de Lee Fields junto a su fabulosa banda que vuelven a demostrar que ocupan actualmente y sin discusión el trono en la escena del gran soul clásico. Otra entrega más de intenso, crudo y sucio deep funk de la mano de una ardiente voz que algunos se atreven a equiparar con James Brown, aunque en versión femenina lógicamente. Alegra esa cara, es tiempo de SOUL.

Maysa - Motions Of Love (2011)

Una de mis vocalistas preferidas está de regreso con su nuevo álbum y un contrato con sello discográfico diferente. La nativa de Baltimore, que se dió a conocer como vocalista de la magnífica banda de acidjazz británica Incognito, nos entrega ya su noveno álbum en solitario, en el que se observa un mayor atrevimiento (incluso temas de música dance) y un cierto alejamiento del suave sonido jazzy/rnb que hasta ahora le ha caracterizado.

Motions of Love cuenta, entre otras, colaboraciones estelares como la del gran Stevie Wonder (quien coescribe, toca la armónica y produce el tema "Have Sweet Dreams" -algo inusual en él- devolviéndole con creces a Maysa su colaboración vocal hace 20 años) y el cantante neo-soul Dwele, con quien firma su primer single. Un álbum que según asegura ella misma le ha ayudado a superar una difícil ruptura sentimental. De hecho su voz suena distinta, más joven que cuando empezó con la banda británica, como si hubiera habido un renacimiento interior que se expresara a través de sus cuerdas vocales. Con casi dos décadas de éxito, Maysa aún se mantiene en los más alto, reinventándose a sí misma en una especie de catársis agridulce sin perder su esencia. Prefiero otras propuestas a este suave rnb/jazz que por momentos se me antoja en exceso monótono, pero al fin ella es la niña de mis ojos...

Stax o Motown, Wich are you?

Algunas personas están persuadidas de que existen dos tipos de amantes de la música negra. A saber y utilizando la analogía con el boxeo: en una esquina del ring estarían aquellos que prefieren el sonido Motown, en la otra quienes se ven seducidos por el sonido Stax. En una orilla, el sello de los hermanos Stewart, J. y Axton, E.; en la otra el imperio construido por Berry Gordy, el norte y el sur, el yin y el yang...

Siempre me ha parecido esta eterna batalla una polémica estéril, como cualquier otra disputa sobre gustos musicales acaba siendo absurda. Ambas etiquetas nos regalaron en la década de los sesenta (y parte de los setenta) la mejor música soul jamás hecha, todo un regalo para nuestros negros oídos. Sin embargo, entre los "puristas" de la música negra -para los que se consideran guardianes de su esencia- parece estar generalizada la idea de que el sonido Stax es superior al sonido Motown. ¿Por qué? Porque se está convencido de su mayor pureza, considerado un sonido menos adulterado, menos comercial, más real y racial y no tan orientado hacia el público blanco como el sonido de Detroit. Y hay que admitir que es cierto, evidentemente éste último estaba más orientado hacia el pop... ahora bien, ello no le convierte automáticamente en menos auténtico.

Decir que el deep soul es superior al pop/soul es afirmar que Otis Redding es mejor que Stevie Wonder, Isaac Hayes mejor que Marvin Gaye, Sam & Dave mejores que The Temptations, y podría seguir y seguir ... Todos estos artistas son igualmente grandes, me resulta del todo imposible ordenarlos. La música soul es lo que es precisamente gracias a las aportaciones que al sonido original se hicieron desde diferentes enfoques o sensibilidades en Detroit, Memphis, Chicago, Nueva York, Filadelfia, Nueva Orleans...

En todo caso, si se me fuerza finalmente a elegir, tengo claro que si busco un subidón de adrenalina me inclino por la sección rítmica, el sonido más sucio, molesto, crudo, funky y espontáneo de la factoria de Memphis. El gospel, el blues, el sudor, la robustez y su propuesta desgarradoramente emocional forman parte del ADN del deep soul. Me enamora ese sonido orgánico conformado a base de la sección de metales, batería, guitarra, bajo y órganos Wurlitzer y Hammond. Stax sería mi opción. No obstante, si buscas otras sensaciones, si te encuentras en otro estado de ánimo buscaría el auxilio de un sonido más poppy, más suave, más pulido, con grandísimas composiciones y exhuberantes arreglos orquestales. En ese caso mi elección siempre sería Detroit... Así pues hay espacio para todo en este corazón henchido de soul, primero descubrí a la Motown más tarde me cautivó el sonido Stax. Wich Are You?

Lack Of Afro - A Time For (2011)

Lack Of Afro es el alter ego escogido por Adam Gibbons, eficaz productor (The Diplomats of Solid Sound y Frootful), multinstrumentista, reconocido dj y reputado remixer. Su propuesta no tiene secretos, ni tampoco inventa nada, su base es el funk, el jazz y el soul orgánico de la década de los sesenta y setenta aunque reinterpretada desde el punto de vista de la electrónica y el hip hop. Esta conocida fórmula le ha elevado a los altares del sonido blacktronic en un periodo de tiempo realmente corto (apenas tres años).

El disco editado por el prestigioso sello Freestyle alterna temas instrumentales en los que cuenta con la colaboración de grandes músicos de estudio con otros vocales (Wayne Gidden, Angelique Morrison) que se hace al final un tanto plano, como si el británico se hubiese concentrado tanto en el trabajo que hubiera perdido la noción de lo que estaba haciendo. Técnicamente correcto pero un tanto monótono finalmente aunque no se pueda decir que sea un mal disco en absoluto.

The Revelations (feat. Tre Williams) - Concrete Blues (2011)

El segundo esperado trabajo de esta banda, tras su estupendo disco de debut The Bleeding Edge (2009), no me ha defraudado en absoluto. Si ya me habían convencido con su anterior álbum, Concrete Blues supone haber firmado uno de los mejores discos de southern soul de este año. Se han mantenido fieles a su primera apuesta, a pesar de su escaso éxito comercial, ofreciéndonos otra colección de profunda música soul imbuida de esa cualidad atemporal que muy pocos artistas contemporáneos son capaces de ofrecer.

Aunque como ya he comentado anteriormente es un álbum repleto de viejo southern soul de los setenta tampoco lo podemos considerar como una simple recopilación de canciones con sabor retro. Nos ofrecen temas de calidad (incluídas dos versiones), una acertada producción, la eficaz banda de Brooklyn y la conmovedora voz de Tre Williams que vuelve a brillar como el gran vocalista que es, justificando a quienes le vienen comparando con Bobby Womack o Johnny Taylor (por momentos, me recuerda también a Anthony Hamilton) y agradeciéndole de manera infinita que abandonara su anterior trayectoria en el mundo del hip hop. Concrete Blues nos regala Soul con S mayúscula. Cálido sonido orgánico y una voz apasionada, música en estado puro, casi cruda como alternativa al deprimente mainstream actual de la escena rnb.

Kool & The Gang - Joanna (1983)

Cada uno de nosotros guardamos en nuestro interior como un tesoro los títulos de canciones que nos traen recuerdos memorables, unos más alegres y otros no tanto, pero todos ellos marcaron de manera indeleble nuestras vidas. En ocasiones porque los asocias a determinadas circunstancias vitales, en otras porque te hacen pensar en la persona que amas o añoras; a veces porque sirven como eficaz medio conductor para expresar tu sentimiento de alegría o tristeza, o simplemente porque desde que la escuchaste por primera vez, impactó de tal manera en tu interior que inmediatamente comprendiste que esas notas se quedarían contigo para el resto de tu vida.

Donde hay música hay un sentimiento, un recuerdo, un pensamiento... sensibilidad infinita al fin de al cabo. Por ello no concibo mi vida sin música. Mientras escribo estas líneas suena en mi equipo de música esta famosa balada de los Kool & The Gang. Seguro que no es el mejor tema de la banda (aunque sí su mayor éxito) incluso admito suena un poco cursi pero al fin también es una bella manera de decirle a una mujer que la amas. Confieso que su escucha genera en mí un confuso e irracional sentimiento de profunda melancolía, mientras mis ojos vidriosos invocan al viento su nombre y, al mismo tiempo, también de alegría por todos los versos regalados y besos compartidos. Así pues, hoy no hay review del tema -ni falta que hace diréis algunos- sólo os traigo este corazón que desea compartir con todos vosotros sinceros sentimientos de la mano de la estupenda voz de James "J.T." Taylor.


Gordon Chambers - Sincere (2011)

Gordon Chambers se ha hecho un nombre en el mundo de la música negra especialmente en su faceta como compositor, firmando temas clásicos que han interpretado figuras como Anita Baker, Angie Stone, Beyoncé, The Isley Brothers, Chaka Khan y muchos más. Sus dos mentores reconocidos -a los que tributa un pequeño homenaje en su último trabajo- han sido Phyllis Hyman y Gerald Levert, lo que nos da una idea del buen gusto que atesora este nativo del Bronx con orígenes jamaicanos.

Sin embargo, en su versión como intérprete sólo es conocido en círculos más reducidos. Una pena porque su voz desprende inmediatamente una sensación de calor, proyecta una luz que brota de su interior como si de un parto natural se tratara, no suena para nada forzado. Técnicamente su falsete y el control de la respiración es impecable y prueba fehaciente del talento que posee sobre su instrumento vocal. A finales del mes de setiembre editó Sincere, su tercer trabajo. En este caso ha dejado que un equipo de reputados productores asuman mayor control, apostando por un cierto giro en su estilo musical. En efecto, nos proponen doce temas impregnados de un sonido pop/rnb con mayor energía pero conservando una estética retrosoul que sin duda puede llegar a interesar finalmente tanto a los amantes del rnb como a los entusiastas del soul más romántico. El propio artista entiende que el cambio es inevitable: "Este es un álbum que refleja dónde estoy en este momento: algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul. Este es el capítulo que estoy escribiendo en este momento de mi carrera".

George Soule - Let Me Be A Man (2011)

George puede considerarse un personaje fundamental en la historia como extraordinario compositor de southern soul. Apostaba por incorporar la sensibilidad pop a las profundas baladas soul, al ritmo del funk o al slow-burning country. Al igual que algunos de sus contemporáneos -Dan Penn, Eddie Hinton o Woodford Terry- es reconocido por su trabajo en Muscle Shoals Sounds durante su etapa más gloriosa.

Aunque buena parte de su producción fuera interpretada por grandes artistas (Brooke Benton, Bobby Womack, Candi Staton, Percy Sledge...), curiosamente este chico blanco y flaco del sudeste del Mississippi saltó a la fama en su faceta como intérprete (incluso baterista) desde que interpretara en el tema "Get Involved" (1973), un track en el estilo northern soul convertido en grito de guerra de la juventud negra durante el mandato de Nixon. Let Me Be A Man es una recopilación editada el pasado mes de abril que recoge 26 temas (incluidas demos) grabados durante su etapa en la escena Muscle Shoals Sound en la que forjó su reputación como compositor, su periodo de mayor gloria. Un necesario tributo en el que nos muestra como un cantante que muestra un perfecto equilibrio entre la dulzura de su voz, al tiempo que profundamente emocional.

George Benson - Guitar Man (2011)

Para un admirador incorregible de este artista como yo mismo, escribir un post -que por cierto hace el número 500- en el que se revise su último trabajo puede resultar al final en un simple e inútil ejercicio onanísitico para mayor gloria del afamado guitarrista (y aunque menos valorado, también gran vocalista). Sin embargo, no soy persona de adhesiones inquebrantables hacia un artista, cierto es que le admiro profundamente por todo su talento y capacidad pero huyo del fanatismo (fan): esa pasión exacerbada, subjetiva e irracional que en demasiadas ocasiones cae en el delirio o el dogmatismo.

Así que aquí me tenéis, fiel a mis principios y tratando de comentar el último trabajo de uno de mis artistas preferidos de siempre (así lo atestigua la cantidad de discos que llevan su firma en mi modesta discoteca) con la máxima objetividad posible. Guitar Man nos ofrece lo que el título indica, un álbum en el que George da cumplida muestra de todo el virtuosismo musical que atesora, quizás más que cualquier otro disco en las últimas décadas. Una colección de doce canciones, todas ellas versiones de temas clásicos- a medio camino entre el jazz y el pop- y rodeado por un grupo de músicos de estudio verdareramente excepcional: Joe Sample al piano, en los teclados David Garfield, Harvey Mason a la batería y el gran bajista Ben Williams reunidos en el estudio de grabación con un mínimo de tiempo de ensayo previo, al más puro estilo de la vieja escuela. Otro gran disco de una leyenda viva.

Electric Empire - Electric Empire (2011)

Desde su presentación en la escena musical de Melbourne hace dos años (¡Otro grupo aussi más!) han llamado la atención y se han ganado progresivamente el respeto de la industria musical en su conjunto. Tras unos brillantes shows en vivo, se esperaba con interés el lanzamiento de su disco de debut homónimo en marzo del año pasado. Con acumulado retraso se presenta ahora su trabajo en todo el mundo y bien se podría aplicar el viejo dicho "más vale tarde que nunca".

El corazón de este proyecto está formado por un estupendo trío de músicos/vocalistas, concretamente Dennis Dowlut (líder y guitarra), Aaron Mendoza (teclados) y Jason Heerah (batería). Fuertemente influídos por los sonidos crudos del soul de finales de los 60 y principios de los setenta nos ofrecen ritmos melódicos, pinceladas de blues y jazz que desafía cualquier etiqueta tradicional. El álbum fue autofinanciado, editado en su propio sello discográfico, resultado de interminables noches en su propio estudio de grabación en South Melbourne. Cada pista -escrita, arreglada, producida y mezclada por ellos mismos- evoca con dignidad a Al Green, Stevie Wonder, Curtis Mayfield o Donny Hathaway. Composiciones infinitamente tarareables, ricas en melodías pegadizas. No les falta ni soul, ni funk, ni sonido orgánico, ni calidez, ni armonías vocales ni delicadeza vocal. De obligada escucha.

Soul Togetherness 2011

Fiel a su cita anual, el estupendo sello independiente británico Expansion Records acaba de editar el recopilatorio Soul Togetherness 2011, la que supone la duodécima entrega de esta prestigiosa saga. Es todo un clásico que junto a la colección Soul Lounge (por cierto, recién editada su octava entrega por Dome Records y con un soprendente enfoque house/dance) hacen las delicias en los últimos años de todos los amantes del modern soul de calidad.

Destaca siempre por su exigente selección de artistas tanto de su propio catálogo como ajenos lleno hasta rebosar de verdaderas joyas tanto del modern soul, del philly sound, del smoothjazz o incluso de la música groove dance pero siempre en clave soulful, donde la calidad, sensualidad, elegancia y buen gusto no son negociables sino garantía y marca de la casa. En esta ocasión figuran nombres como Rahsaan Patterson, el dúo Mary Mary, la cantante surafricana Nothende, Kelly Price o el propio Heston, recientemente aparecido en este espacio. Me he decidido por traeros esta soprendente y gran versión en clave jazzy del famoso clásico de Sade "Kiss Of Life" a cargo de la estupenda cantante Maydie Myles. A ver qué os parece...

Slim Moore - Introducing Slim Moore & the Mar-Kays (2011)

Sin duda alguna Slim Moore & the Mar-Kays conforman una de las más agradables sorpresas de este año que no ha sido especialmente brillante en el ámbito de la música soul. Sin embargo, la propuesta de este grupo canadiense (en realidad un nuevo proyecto de Souljazz Orchestra) de sumergirse en la profundidades del sonido más crudo y apasionado de la música soul me ha seducido sin remedio.

Y es que cuando se combinan esa voz gutural a pleno pulmón del veterano cantante de raíces jamaicanas con una completa sección de metales y rítmica del grupo se obtiene una música robusta, ese soul desgarrador de Memphis (sonido Stax de raza) que se puede tener el placer de escuchar en contadas ocasiones. Se asoman las armonías del dulce doo-wop, la psicodelia y, cómo no, el soul más urbano de la década de los setenta. Al completo combo Mar-Kays (ocho miembros) se le unen en este trabajo hasta seis músicos de estudio más y las armonías vocales de One Faith Gospel Singers. Pasar de largo por este maravilloso trabajo sería un error imperdonable, nos propone ese sonido que te puede hacer llorar, bailar, y tirarte de los pelos, soul en definitiva que te toca al alma... ¿Te lo vas a perder?

Michael Franks - Nightmoves (1975)

Este cantante/compositor californiano ha editado este año Time Together, otro gran disco de este artista singular que lleva entre nosotros desde la década de los setenta aunque para el gran público sea un gran desconocido. Por ello, en lugar de realizar la habitual review de su último trabajo me he decidido por glosar su figura y recordar uno de sus temas clásicos. Michael ha ocupado un nicho único en el mundo de la música por su particular fusión romántica entre el jazz (con evidentes influencias brasileñas) y el pop, pero sobre todo se le recuerda -para lo bueno y lo malo- por su timbre de voz diferente a cualquier otro, aparentemente apático y lánguido que no deja indiferente a nadie.

Desafiando los patrones de su tiempo, construyó en la década de los setenta un sonido único y sofisticado a partir de sus propias composiciones y apoyado en músicos de jazz de primer nivel (John Guerin, Wilton Felder, Michael Brecker, David Sanborn o Larry Carlton... ahí es nada). Esta combinación de estructuras, melodías, acordes y arreglos se remodeló y trató de perfeccionar con los años, pero nunca alcanzó los sublimes resultados como los obtenidos en este The Art Of Tea, producido por Tommy Lipuma y convertido hoy en un clásico sin discusión. Esta obra maestra que le encumbró al olimpo de los dioses del smooth jazz nos regala grandes composiciones a medio tiempo en las que afloran tanto las letras más cínicas e inteligentes como aquellas más melancólicas y románticas, pero siempre muy literarias y poéticas. Una buena muestra de éstas últimas constituyen temas como "Mr.Blue" o este maravilloso "Nightmoves" que hoy recordamos en las que por cierto figuran Larry Carlton en la guitarra y Joe Sample en los teclados sentando cátedra y desbordándonos con su infinito virtuosismo musical.


Heston - Warm Human Cold World (2011)

Storyteller (2008), su álbum de debut, ya nos anunciaba la llegada de un artista de soul que parecía encontrar en Maxwell su fuente de inspiración más cercana (en particular, por su áspero falsete). En su segundo trabajo, parece que ha tratado alejarse de algunas insidiosas comparaciones de los críticos. Para ello nos propone un trabajo más personal, escrito, arreglado y producido en su totalidad por el propio artista que se desmarca del despersonalizado mainstream actual en el mundo del rnb.

En efecto, de la mano de Dome Records apuesta en sus doce temas por letras íntimas, minimalismo musical al estilo jazzy, un poco de funk, soul (incluso reggae)... ahora las referencias son Kem, Julie Dexter o por momentos Leon Ware, lo que algunos han convenido en llamar soul chill-out, sonido nada ofensivo, siempre relajado y fácil de escuchar. El disco funciona mejor como conjunto porque ninguno de los cortes incluidos destaca sobre los demás, una tras otra, las pistas fluyen sin solución de continuidad. Warm Human Cold World derrocha honestidad (las letras están basadas en la experiencia vital del propio artista nativo de Dominica), sin aditivos artificiales o sacarina, sin el histrionismo vocal que sacie a los acólitos de American Idol o programas similares. Toda una declaración artística coherente y atemporal que crece con cada escucha.

Venueconnection - Fire It Up! (2011)

Este grupo madrileño ha recorrido un largo camino desde que se formó en el año 2002 como un trío de jazz soul electrónico, experimentando y sorprendiendo al mercado nacional y mundial con la fusión flamenco-funk en su recordado segundo álbum Madrid Boogie (2008), hasta situarse actualmente como uno de los mejores grupos de acidjazz (sino el mejor) de la historia de nuestra música. A finales del pasado mes de setiembre han editado su tercer trabajo, Fire It Up!.

Con el buen gusto por bandera y bajo la producción de Fara Álvarez (sitar) y Javier del Águila (bajo y guitarras) nos siguen ofreciendo en los catorce cortes incluidos en el disco ese jazz/funk/soul candente más próximo a los dorados años setenta. Magistral sonido groove de la mano de competentes músicos capaces de construir brillantes bases rítmicas y fluidas líneas de bajo, para rematar el conjunto con las elegantes voces de Angeles Dorrio y Karl Frierson (cantante de los míticos De-Phazz). Sin duda, un gran disco, grabado a la vieja usanza, preservando la energía de los músicos apostando por el directo y a la altura de lo mejorcito que en este estilo uno puede encontrar a escala internacional con el lastre que siempre supone la escasa tradición que la fusión tiene en este país. Un paso más en la buena dirección en el constante crecimiento de esta magnífica banda.

Deep Street Soul - Deep Street Soul (2009)

Deep Street Soul es un disco en el que colaboran grandísimos músicos integrantes de otra banda australiana (The Soul Kingdom) que de la mano del estupendo sello londinense Freestyle Records apuestan por un estilo groove enérgico, sutilmente más pesado que el viejo funk y soul de los sesenta y setenta, su fuente de inspiración. Un sonido tremendamente adictivo, casi enfermizo, ritmos exagerados que te inducen a bailar como un poseso hasta altas horas de la madrugada.

Aunque en clave instrumental, el disco incluye también dos estupendos temas vocales (de la mano de Tia Hunter y Shirley Davis), de esos que cuando los oyes en un club te acercas al dj a preguntar quién firma esa melodía. Deep Street Soul es un trabajo tremendamente consistente, sin temas de relleno, lo único que se echa en falta es no haber incluido más temas vocales, esperemos que nos hagan caso en su hipotética próxima entrega. Estos artistas de Melbourne se muestran orgullosos de impactar a la audiencia -con ese sonido pesado entre proto punk, funky/soul y seminal garaje rock- y encantados de ser tan sucios como una noche de lujuria con tu estrella de porno favorita.

Mighty Sam McClain & Knut Reiersrud - One Drop Is Plenty (2011)

Este poderoso vocalista, conocido en Europa como "El Soul de América", forma parte de aquellos pioneros de la década de los sesenta que cultivaban aquel sonido del southern soul-blues que encontraba su inspiración en grandes maestros como Bobby Bland, Solomon Burke, James Carr, Otis Redding u Otis Clay. En las dos últimas décadas el nativo de Louisiana ha sabido mantener viva la llama de la tradición, del soul más profundo, firmando muy notables trabajos, lástima que este superviviente no haya tenido la distribución y promoción adecuada de su trabajo.

One Drop is Plenty, nos propone un ejercicio de vuelta al vintage soul de los años setenta en est ocasión de la mano del gran guitarrista de blues noruego Knut Reiersrud (y otros músicos nórdicos). Ambos se conocieron durante la grabación del disco de duetos que firmó el propio Sam junto a la popular cantante iraní Mahsa Vahdat. Una apetecible combinación de dos grandes artistas que ya han firmado capítulos en la historia del blues y del soul. Knut ilustra cómo el blues ha llegado a Europa a través de distintas generaciones vía rnb y el rock creando un estilo único de guitarristas entre los que sin duda destaca la figura del nórdico. Podríamos decir aquello de que con este disco "The north meets south".

Oke - # The Fever (2011)

La verdad es que uno no deja de sorprenderse de la trascendencia que puede llegar a tener una aventura musical puramente amateur como ésta. Sé que no soy el único, pero prácticamente a diario se ponen en contacto conmigo artistas o casas discográficas (sobre todo independientes) de cualquier lugar del planeta que pretenden servirse de este espacio para dar a conocer sus propuestas, mediante la review correspondiente o simplemente a través de una entrevista. 

En la mayoría de los casos tengo que declinar la propuesta por la falta de tiempo que dispongo para revisar tanto material y porque no se ajustan al "espíritu" del espacio, ya sabéis aquello de "Nothin' but Soul". Sin embargo, en esta ocasión voy a realizar una excepción porque llama a mi puerta Oke (Javier Orihuela) con su último trabajo. Ya le apoyamos con su disco anterior y ahora tampoco vamos a negarle un hueco en esta modesta bitácora. Gracias a él he tenido la oportunidad de escuchar el primer single y la verdad es que suena francamente bien. Pero mejor me callo y os dejo con el comunicado que en su blog Oficial ha dejado el propio artista y un corte del single:

"Ya puedo revelar algunas cosas sobre mi nuevo proyecto y sobre todo, anunciar que el jueves 29 podeis comprar y escuchar mi nuevo single en itunes worldwide, amazon, spotify, 7digital, napster, shazam, juno, myspace music, grooveshark y todos los principales comercios de música online en cualquier país del mundo. No le he puesto titulo aun a mi nuevo album porque serán 3 EP’s que lanzaré en los próximos meses. He escuchado y experimentado demasiados sonidos como para tener una cohesión musical y puedo permitirme el lujo de hacer lo que quiero. 

El primer EP tendrá un sonido neosoul y una temática de relaciones más madura. El segundo contendrá material dance, más comercial y festivo. El tercero es experimental donde habrá rock soul, folk con una fuerte temática social denunciando los tiempos oscuros y dificiles en los que vivimos. Todo el material es en inglés y estoy trabajando con diferentes productores. Estoy orgulloso de poder presentaros el single extraido del primer EP. Una canción cálida y melódica co-escrita y coproducida con Erik Nilsson (Retrodisea, 2009). “#TheFever” es un tema minimalista que muestra perfectamente mis influencias y mi pasión por las “smooth vocals” (no se traducirlo, jajaja) y con letras mucho más complejas y maduras".


The Temptations - Night & Day (1995)

For Lovers Only era el título del disco en el que se incluía este temazo que hoy recordamos. Era un recopilatorio de versiones referido a diferentes etapas de standards de la música norteamericana. Considerado como su mejor trabajo desde el álbum Truly For You (1984). A diferencia de su anterior disco de versiones Temptations in a Mellow Mood muy fieles a los orginales, en esta ocasión lo único que mantienen en común son los títulos y las letras porque los arreglos e incluso los ritmos cambian completamente.

Richard Perry se supero a sí mismo en el apartado de la producción, mientras que los arreglos vocales llevan la firma de este legendario quinteto. "Night and Day" fue escrita por el genial compositor Cole Porter en el año 1932 y constituye quizás su contribución más emblemática al Great American Songbook, además de incorporar importantes novedades en el apartado vocal y de acordes para su época. Grabada por decenas de artistas fue Fred Astaire quien la otorgó carta de naturaleza alcanzando el número #1 en las listas de ventas. Personalmente me quedo con esta versión que en su día se incluyó en la estupenda banda sonora de la película What Women Want (2000). En ella el tema se asoma al soul de la mano del indudable talento vocal de Theo Peoples. Durante el proceso de grabación del disco murió el componente del grupo Melvin Franklin que no pudo al fin ver acabado el proyecto, hay quién asegura que toda la emoción y pasión que destila esta interpretación de Theo encuentra en ese triste suceso parte de su explicación.


Keb Mo' - The Reflection (2011)

Ser etiquetado (y comercializado finalmente) como un artista del blues nunca fue una buena opción para el artista californiano. 'Mo', el guitarrista y vocalista aparentaba rescatar el estilo rústico antiguo de Robert Johnson, pero manteniendo un sonido contemporáneo con toques de soul y folk. En realidad sus raíces musicales siempre fueron más eclécticas, tanto en su etapa como compositor para el sello A&M o como músico, supo convivir con cualquier género, no siempre estuvo tan cerca y cómodo con Howlin’ Wolf o Muddy Waters, aunque ciertamente supo dar un impulso renovador al género.

Hago este recordatorio porque su último trabajo (el primero en su nuevo sello Yolabelle, tras su etapa con la multinacional Sony) parece haber sido recibido con cierto desprecio por los fans del artista. Y es que The Reflection nada tiene que ver con el blues, es una mezcla fácil y suave de pop, urban soul y ligero funk. Muy alejado pues de representar el conservacionismo de la vieja escuela del blues, un sonido impersonal con el que ha estado coqueteando en un par de discos anteriormente. Un sonido claro y calido, suave como la miel, tan agradable como una tarde de verano y en el que Kevin reflexiona sobre el amor y sus dificultades con esa voz llena de sinceridad y buena voluntad acompañado de una pléyade de notables colaboradores (India.Arie, David Koz, Vince Gill o Marcus Miller)). El disco ciertamente defraudará a los entusiastas puristas del blues quienes entienden que se ha vendido por "un plato de lentejas". Sin embargo, para otros simplemente demuestra la versatilidad de un artista con talento suficiente para emprender cualquier aventura musical. Juzguen ustedes mismos.

Premio Sunshine Award - Autobombo Musicasoul

Quizás alguno de vosotros hayáis podido leer el amable comentario que me dejaba ayer Jesus (blog fonocopiando) en el post dedicado a Michael Kinawuka por el que me comunicaba la inclusión de este blog entre los nominados a los premios Sunshine Award, esa modesta y espontánea cadena que se ha creado a través de la cuál los blogeros tratamos de reconocer el trabajo de otros compañeros.

No puedo esconder mi agradecimiento y satisfación porque alguien se haya acordado de este espacio en el que he volcado durante tanto tiempo (demasiado ya) interminables horas de trabajo y hasta mi propia alma, pues éste que les habla no concibe vivir la vida sin poner pasión en todo lo que hace. Así pues gracias de corazón. Al parecer, las bases del premio establecen que para que tal galardón sea efectivo ha de publicarse, agradecerse y otorgarse a otras personas que forman parte de este mundillo de la bitácora. Un buen momento para reconocer el trabajo de los demás, uno no sabe por cuánto tiempo más mantendrá viva esta aventura. La verdad es que es un tema delicado y nada fácil dada la calidad de los blogs de otros compañeros. Seguro, seguro que me dejo gente que también se lo merece, pido excusas de antemano pero para tratar de no cometer demasiadas injusticias he decidido otorgarlo a todos aquellos compañeros que forman parte del núcleo conocido de la comunidad virtual dedicada a la música soul en nuestro idioma. Todos y cada uno aportan o han aportado su grano de arena desde su particular enfoque, igualmente merecedores finalmente de esta distinción que desde ya comparto con ellos. A saber:

Al infatigable Acidjazzhispano
Al decano Almasoul
A los simpáticos Blackexplicit
Al ausente Black Sound History
A mi gran amigo Magiasoul
A esa gran persona Nuestrooceano
Porque no todo es soul a Sensaciones Sonoras
Al maestro Soul y otros alimentos del alma (¡Ánimo!)
Por el impagable apoyo al soul en España Soulspain
A la prometedora 6 O'Clock Blues
A la referencia del sonido urbano Urban Music On Line
Al escurridizo A Change Is Gonna Come

Nicole Henry - Embraceable (2011)

Nicole Henry se ha ganado con justicia los elogios tanto de crítica como de público por su innata y extraordinaria capacidad para emocionar a la audiencia con su hermosa voz y presencia imponente. Ella literalmente hipnotiza al público donde quiera que vaya, una mujer moderna, estimulante, fascinante, sofisticada, su increíble voz adopta los matices del jazz, pop y soul siempre con ese espíritu "joie de vivre."

La artista de Philadelphia había conseguido hasta ahora ser top de ventas internacionales de discos de jazz y ha realizado giras en más de catorce países (incluido España). Podría haber optado por seguir interpretando canciones del Great American Songbook para saciar felizmente la sed de aquellos oyentes más exigentes con la música. No obstante, en su último trabajo ha considerado el momento adecuado para cambiar, crecer y ampliar su listado de musas de la mano del reconocido productor Matt Pierson y un grupo de músicos de estudio excepcionales. Audaz y sin temor a la incertidumbre y el riesgo, desde lo más profundo de su corazón soulful, nos presenta un gratificante, exquisito y elegante disco integrado por versiones de 12 temas clásicos contemporáneos, con el que pudiera complacer las apetencias de una audiencia más allá del jazz. Como ya comenté en un post anterior dedicado a ella, es una estrella en ciernes, con un poder vocal capaz de iluminar toda una ciudad, aporta clase, elegancia, calidez... seducción infinita al fin de al cabo.

Michael Kiwanuka - Tell Me A Tale (2011) EP

Michael Kiwanuka podría pertenecer a esa nueva hornada de músicos británicos -Liam Bailey podría estar entre ellos- ante los que no puedes evitar cierto sentimiento contradictorio. De la misma manera que la invasión del sonido retro soul está íntimamente relacionada con una previsible explotación comercial ante el éxito de fenómenos como Amy Winehouse o, más recientemente, Adele, lo cierto es que no se puede dudar de que la mayor parte de estos músicos -muchos de ellos indiferentes a esta atención mediática- destilan autenticidad. Y no es menos cierto que si dichos fenómenos no hubieran alcanzado esa cota de audiencia, probablemente ellos no serían objeto de ninguna columna.

Kiwanuka, hijo de emigrantes de Uganda y afincado en Londres, reúne talento, juventud (23 años) y una voz muy por encima de lo que su edad representa. Guitarrista de sesión, aunque su inspiración en la guitarra viene de Jimi Hendrix, sus dos verdaderos iconos -que quedan de alguna forma reflejados en este primer trabajo- son Bob Dylan en las letras y la voz soul de Otis Redding. El líder de The Bees, Paul Butler, lo invitó a la Isla de Wight para grabar este EP de tres canciones. Tell me a tale, canción que da título al disco, enfundada entre flautas traveseras y arreglos orquestales, está impresa del estilo jazzístico característico de melodías de Van Morrison como Moondance o The way young lovers do. Por su parte, I need your company recorre las cadencias que hicieron grande a Marvin Gaye. Son perfectos ejemplos de las posibilidades de este músico, que también ha sido comparado con el infravalorado Bill Withers. Si bien en su origen su sonido es más folk, según se intuye al escuchar las canciones aún inéditas que ha colgado en su Myspace, Tell me a tale invita a recordar una época donde la música se escribía con mayúsculas.

Feliz descubrimiento de un artista y estupenda review firmada por Santi Hurtado en su espacio Alta Fidelidad. Un gustazo escuchar a este nuevo artista y una satisfacción poder leer un texto bien redactado y con criterio.

Dionne Bromfield - Good For The Soul (2011)

Con sólo quince añitos esta adolescente ya puede presumir en su curriculum de haber grabado dos discos, el último editado bajo el título de Good For The Soul. Más allá de sus cualidades vocales -que las tiene- no se puede negar que no todo el mundo puede contar con una madrina como Amy Winehouse, quien con sólo agitar su varita mágica pudo conjurar un primer contrato de grabación, claro está en su propio sello discográfico Lioness Records. Aquel fue un disco de versiones de temas clásicos de los años sesenta, en el que daba muestras de su inexperiencia, pero también de su voz dulce, pretenciosa e insolente.

A pesar del fracaso que supuso, la protegida de la que fue la diosa maldita del soul británico no se rinde. Quizás sea justo admitir que su álbum de debut sugería cierta potencialidad en la artista pero que le llegó demasiado pronto, se forjaron expectativas y presión demasiado altas sobre una niña y el material elegido no estaba acorde ni con su edad ni con sus habilidades vocales e interpretativas en aquellos momentos. Good For The Soul supone su segunda oportunidad con el que reclama la atención de una audiencia básicamente juvenil que se muestre interesada por un retro pop/soul optimista (sonido Motown y The Supremes) libre de auto-tune. Su voz nasal es aún un diamante en bruto por tallar; hay quién la considera la sucesora de Shirley Bassey... por favor, mantengamos a raya calificaciones hiperbólicas, concedámosla eso sí un lustro más para que pueda llegar a madurar artística y personalmente, porque ahora mismo da la impresión de estar más perdida que un pulpo en un garaje.

Nina Vidal - The Open-Ended Fantasy (2011)

"Music that heels the soul" con estas pañabras creo describía perfectamente un crítico el estilo de esta gran artista. En efecto, sus íntimas y sofisticadas composiciones acompañadas de su hermosa voz acaban por configurar un estilo que continúa ganando poco a poco el corazón de los aficionados a la buena música en todo el mundo. Delicioso sonido orgánico (piano, teclados rhodes, bajo, guitarra, sección de viento), ni rastro de sintetizadores, computadoras ni del odioso auto-tune que te permite reecontrarte de nuevo con la música en su estado natural, libre de todo artificio.

Incorporando estructuras del soul, jazz, rnb, blues o pop, esta artista norteamericana arropada por su elegante timbre soprano de voz ha sido capaz de crear su propio universo, su propia burbuja al margen de modas y modismos. The Open-Ended Fantasy es su segundo trabajo en el que incluye un par de versiones además de diez temas de su propia cosecha, un disco que ya fue editado a finales del año pasado para el mercado japonés (donde se la adora) para lanzarse por fin este verano en el resto del planeta. Una pieza realmente destacable de la nueva voz del soul/jazz romántico avalada por su potencia, claridad y sofisticado fraseo. Comparada a menudo con Sade, Norah Jones o Lizz Wright ella en realidad es única: So fresh, so talented, so classy!

Weeland & The Urban Soul Collective - The Golden Sessions (2011)

Weeland & The Urban Soul Collective es un nuevo proyecto soulful liderado por el guitarrista, compositor y productor alemán Patrick Wieland (aka Weeland). Se le unen a la perfección un grupo variopinto de cantantes y músicos establecidos en Europa como Esther Cowens, Brandy Butler, Mika Doo, Raphael Jacob y el impresionante trompetista Joo Kraus. Juntos nos demuestran -algo que por otra parte ya sabíamos- que la música soul o neosoul hecha en el viejo continente se encuentra actualmente a unos niveles muy similares a las producciones made in USA.

The Golden Sessions es una propuesta de diez canciones que mezcla nusoul, funk de estudio y toques jazzy pero siempre en clave de lo que se entiende por soul contemporáneo. Editado por el sello francés Soulab especializado en música soul electrónica, pero que al menos en este caso ha apostado por asegurarse de que haya verdadero sentimiento, soul al fin de al cabo, más orgánico sin estar apoyado en tanta tecnología. El disco de debut contiene algunos temas realmente buenos -no todos por supuesto- y sugieren al instante una sensación de potencial futuro, talento y de autenticidad realmente de interés para los amantes de la música soul.

José James - Basement Sessions (2011)

Su apuesta por un sonido experimental minimalista único y diferente a todo lo demás -que alguien ha tratado de etiquetar como vocal-nu-jazz/neo-soul y cierta actitud hip hop- ha revolucionado el panorama de la música en los últimos meses, en especial entre los aficionados al nuevo jazz.

Actualmente, en la cima de su trayectoria profesional,  cualquier novedad, cualquier noticia fija de inmediato la atención de todo el mundo sobre su persona. En esta ocasión, nos propone una sesión en vivo grabada en un almacén debajo de los estudios E1 en Londres para el proyecto independiente All Saints Spitalfields y sus conocidas Basement Sessions. Dos temas nuevos ("Trouble" y "It's All Over Your Body"), más una versión de "Park Bench People"). Otra muestra más de su gran talento para fundir su timbre suave de voz como la seda, sensual, seductora, fresca y sexy con esos atractivos juegos en el ritmo y la improvisación que se le supone a una música de esta naturaleza. Así pues, cierra tus ojos, abre tu mente ante nuevas experiencias, posee el valor de lo original y derrocha calidad por todos sus poros.

Ruthie Foster - Live at Antone's (2011)

Aunque no aparezca con frecuencia por este espacio, el blues es uno de mis géneros musicales favoritos, lamentablemente considero que su inclusión haría inviable un proyecto amateur como éste, el día sólo dispone de 24 horas. Por ello me resulta especialmente satisfactorio traeros este DVD de la cantautora tejana (aunque no sea una artista blues al uso), una actuación en directo grabada en el mítico nightclub de Austin acompañada por el núcleo duro de su banda.

El disco sólo incluye tres temas originales (para un total de 14 canciones) de sus hasta ahora seis álbumes editados además de interesantes versiones de temas interpretados en su día por Patty Griffin, Lucinda Williams o Sister Rosetta Tharpe. Desde sus inicios la expresiva artista ha sabido volcar con gran maestría la emoción latente en su estupenda voz (a veces comparada con Aretha Franklin o Ella Fitzgerald) en un puzzle en el que encajan a la perfección las piezas del southern blues con el ritmo del rock, la espiritualidad del gospel, el sentimiento del soul y la elegancia del jazz. Ruthie es una magnífica artista con una audiencia creciente y un potencial ilimitado, este disco/dvd nos da buena muestra de ello capturando la vitalidad de sus interpretaciones en vivo, su fino sentido del humor ante un público embelesado por un sonido sin excesivas pretensiones pero confiado en el enfoque ecléctico de la artista.

Jill Scott - The Original Jill Scott From the Vault, Vol. 1 (2011)

Tras un periodo de descanso retomamos la dinámica habitual de este espacio y lo hacemos de la mano de una de nuestras artistas preferidas. En octubre de 2010, Jill dejó su sello discográfico de siempre, la independiente Hidden Beach. Demandada por incumplir supuestamente su contrato de seis discos le exigían millones de dólares en concepto de indemización. Parece que este feo asunto finalmente se ha reconducido.

Como prueba de ello, a petición de la propia artista, se retrasó el lanzamiento de este álbum que hoy comento desde finales de mayo hasta el pasado 30 de agosto. Incluso se cambió el título inicialmente previsto (Just Before Dawn:Jill Scott From The Vault Vol. 1), todo para apoyar la carrera de la artista de Philadelphia y no confundir a la audiencia. Este disco recoge material inédito (hasta 13 temas en su versión Deluxe) que hubieran dado contenido en parte a un nonato cuarto álbum con Hidden Beach. Además incluye un dvd con todos sus videos y un completo libreto con letras de las canciones y notas de producción, un irresistible caramelo para sus incondicionales. Por lo general, este tipo de trabajos consisten en la recopilación de canciones de escasa calidad cuyo lugar sería precisamente permanecer en el anonimato; pero con un talento de tamaña magnitud podemos apostar a que el material siempre tendrá su interés. En este caso, recopila sus primeras grabaciones, aquellas en las que esta genial mujer nos muestra su versión más "philly", más cercana al sonido de sus dos primeros trabajos. Nuevas canciones, versiones alternativas, material extra que impresionará tanto a sus nuevos fans como aquellos que han seguido la carrera de Scott desde su increíble debut hace más de una década.

 
©2009 Musicasoul | by TNB