Kim Arrington: Una poeta del soul

Decía el gran poeta José Hierro que "...La poesía es como el viento, o como el fuego, o como el mar. Hace vibrar árboles, ropas, abrasa espigas, hojas secas, acuna en su oleaje los objetos que duermen en la playa..." Con cierta frecuencia los artistas, también en el campo de la música soul, recurren a figuras poéticas que incluyen en las letras de sus canciones buscando precisamente ese efecto, hacernos estremecer aún más con sus composiciones y para ello normalmente se busca más el efecto estético del lenguaje empleado que el contenido del mismo.

Lo que resulta menos común es encontrar a una poeta que ha decidido utilizar la música soul como vehículo para expresar sus sentimientos, sus emociones... en este caso aunque el mensaje resulta crucial y lo estético siendo importante es secundario, sólo el talento del verdadero poeta es capaz de ofrecernos ambos en una combinación que nos procura experiencias absolutamente mágicas; éste es el caso Kim Arrington. Kim es una artista integral, capaz de desenvolverse a muy alto nivel en el campo de la literatura, la poesía, el teatro o la música para transmitirnos sus mensajes, para contarnos historias. Su trayectoria profesional y artística se ha decantado claramente hacia la poesía (ha publicado libros, obtenido importantes premios y reconocimientos), aunque su vocación musical estuvo presente desde su más tierna infancia no ha sido hasta ahora, con 29 años, cuando se ha decidido a emprender este camino.

Con su disco de debut First Love Note Of Kim Arrington publicado por el sello independiente Roaring Refrain, esta artista de North Carolina se desnuda ante nosotros, nos abre su corazón y su alma utilizando su enorme talento poético para disertar sobre la vida y el amor. Es un disco en clave de retrosoul y jazz, en el que la música está al servicio de las letras y de su voz en cada uno de los catorce temas que incluye su primer trabajo. Puesto que la fuerza de su propuesta artística radica en el lirismo, en las letras de las canciones, quizá el disco pueda resultar algo monótono, especialmente para aquellos que no conozcan el idioma de Shakespeare; no esperéis demasiadas concesiones al ritmo o al virtuosismo instrumental. No obstante, se pueden dejar seducir por la voz de Kim, que aunque presenta ciertas limitaciones, está llena de matices por descubrir en cada estribillo, en cada frase de sus canciones; en un viaje musical en el que nos dejamos acompañar por la verdad de esta mujer. En definitiva, Kim ha abierto sus cartas de amor para compartir sus emociones con todos nosotros, en una propuesta musical soulful que aunque presenta algunas fisuras, está plena de originalidad y honestidad, dos valores muy escasos en el panorama musical actual... solamente por ello su trabajo ha merecido nuestra atención y consideración. Juzguen ustedes mismos.

 
©2009 Musicasoul | by TNB