Quentin Moore - You Forgot Your Heart (2013)

Quentin Moore invoca comparaciones inevitables en múltiples facetas y rasgos musicales con algunos de los más grandes sonidos de la década de 1970, aquella etapa maravillosa en la que artistas de la talla de Marvin Gaye, Al Green, Donny Hathaway o un joven Stevie Wonder completaban las parrillas de programación de las emisoras de radio. En efecto, como acertadamente he leído a un compañero de fatigas, la primera idea que te viene a la cabeza al oir el último trabajo de este estupendo multiinstrumentista y versátil cantante es que hubiera pasado si "Mayfield-meets-Maxwell".

Y es que la figura, sonido y voz de Curtis Mayfield, incluido su famoso falsete, emerge entre los surcos del disco con esa cautivadora mezcla entre denuncia social y sentimiento sexy  a lo que sumamos la sofistificación urbana más propia de Maxwell. Y todo ello manteniendo al mismo tiempo su propia identidad musical, la verdad es que tiene su mérito. "Love Vintage" (2009) su primer disco situaba al joven nativo de Austin (aunque con sede en Dallas) como un artista neo soul pero que acertadamente incorporaba elementos del jazz. Sin embargo, en su segundo trabajo (si exceptuamos un mixtape) la propuesta ha ganado musculatura, aproximándose cada vez más al soul clásico y al humeante funk. Para muestra temas destacados como "Natural Sista" o "I Could Fall in Love".

Su firma distintiva resulta atractiva, casi mágica, fusionando de manera notable lo viejo con lo nuevo. Su energía ilimitada, casi frenética pero siempre con el virtuosismo bajo control o ese magnífico rango vocal (falsete tenor) son razones más que suficientes para abandonarlo todo, renunciar como hizo a su trabajo y apostar definitivamente por la aventura de la música. Así ha sido, los 10.000 dólares que necesitaba para grabar el disco los obtuvo a través del crowfunding (plataforma Kickstarter). Este texano ha escrito todas las canciones, ha producido el álbum y ha tocado todos los instrumentos (excepto el saxo) en un verdadero "hágalo usted mismo" que suena realmente muy bien. Un estupendo sonido orgánico que respira jazz, rock, funk, soul o rnb por todos sus poros. La senda está trazada, la brújula apunta hacia el destino correcto, solo nos queda recorrer el camino con él, hay razones para sonreir como lo hace Quentin en su portada.

2 comentarios :

bernardo de andres herrero dijo...

Cierto me recuerda a los garndes pero también a gente como rashaa Patterson. Buena recomendacion

Msoul dijo...

Gracias amigo. Un saludo

 
©2009 Musicasoul | by TNB