Stephanie McKay: El sonido de su infancia

Cuando en el año 2003 la vocalista y compositora Stephanie McKay debutó con el disco McKay en el sello discográfico Polydor muchos quisieron ver en ella a la sucesora de Norah Jones. No parecía en principio una apuesta demasiado arriesgada ya que venía avalada por trabajar con algunos de los más importantes artistas de la escena soul de su New York natal como Kelis, D'Angelo o Amp Fiddler y producida por Geoff Barrow. Al parecer no consultaron ni a Malaquías, ni a Nostradamus a la hora de formular tales profecías, las ventas fueron muy pobres y el disco no tuvo la repercusión esperada, ni siquiera llegó a editarse fuera del mercado europeo.

A finales del pasado mes de Julio, cinco años después, Universal ha publicado su segundo álbum Tell It Like It Is... después de lo ocurrido con su disco anterior nadie se atreve a realizar ningún tipo de pronóstico y guardan una sana prudencia. Durante todo este tiempo ha tratado de tomar las riendas de su propia carrera, excesivamente influenciada por otras personas en su primeros años de trayectoria artística, por lo que se ha decidido por mostranos su verdadera personalidad. Como podeis comprobar en el reproductor multimedia, la transformación ha sido importante y para mejor. Por inspiración, ha tratado de acercarnos al sonido que impregnó su alma cuando era una niña para revelar su verdadera naturaleza musical. Stephanie ha vuelto a su infancia, a la década de los setenta, más concretamente a un punto justo antes de que la música soul se transmutase en el alma de la música disco o lo que es lo mismo cuando en poco más de los tres minutos de duración de una canción se condensaban el ritmo del funk, ese tono incendiario en el apartado vocal y unas letras comprometidas con el entorno social.

Ahora bien aunque bebe en las fuentes del funk/rock de los setenta, son innegables las influencias del soul más clásico e incluso de la vieja escuela hip-hop en una fusión verdaderamente vibrante. En este segundo larga duración Stephanie nos muestra su cara más reinvindicativa y también preocupada por los acontecimientos que van marcando su vida. Como nativa del Bronx que es nos recuerda: "Hay tantas cosas que he visto"... por lo tanto no nos puede extrañar que tenga tantas cosas que contarnos. No obstante es un trabajo lleno de alegría, de ritmo, de funk, de soul : desde el sonido funky de "Jackson Avenue" o "Tell Like It Is", el crudo pero brillante sonido orgánico soul de "Say What You Feel", el sensual tono del track "Kinky" o el corte más pop "This Letter". Aunque no seas un seguidor de la música soul (y sus derivados) es difícil no apreciar la riqueza de matices, la calidad de su música y lo "estúpidamente" buena que resulta su voz. Desde este blog esperamos que esta talentosa artista tenga más suerte y pueda disfrutar de esa posición que merece por talento, esfuerzo y creatividad. Recomendable.

 
©2009 Musicasoul | by TNB