Kem - Intimacy (2010)

Hace tiempo ya que los restos del naufragio del quiet storm -esa nebulosa híbrida entre el rnb y el jazz- flotan únicamente en el repertorio de los hilos musicales de oficinas y de los tan temidos dentistas. Ninguna noticia desde hace años, solamente este artista ha estado empeñado en hacer todo lo posible para revertir esa tendencia.

A contracorriente del mensaje insustancial habitual en el hip hop en todo lo relacionado con asuntos de Eros, el estilo del artista afincado en Detroit recupera una sensualidad adulta, romántica sin llegar a ser cursi. Y es que el buen gusto y la elegancia siempre tienen su espacio y su demanda en el mercado actual, como demuestra el hecho de que haya logrado sendos discos de oro con sus dos álbumes anteriores. Una parte importante de la culpa la tiene su voz tenor sedosa que te acaricia e hipnotiza sin tener que contratar para ello a un ejército de auto-tuning super-productores. Tras un largo paréntesis de cinco años, Kem finalmente se ha decidido por regalarnos Intimacy, lanzado el pasado 17 de agosto por Motown Records. Como es su costumbre, sólo hay diez canciones en el álbum, todas ellas producidas y compuestas por él mismo y la gran pregunta es: ¿Están a la altura de la expectación creada por tan larga espera? Definitivamente, si, pero... Me explico. Ciertamente, es un disco repleto de canciones a medio tiempo, con hermosas y suaves melodías que seducen irremisiblemente al oyente. Combina magníficamente bases del jazz electrónico moderno (teclados y guitarra asoman relajados y tranquilos ) con el rnb/soul que se pega como una lapa a su sedoso tono de voz para hablarnos de amor y nada más que amor.

El álbum definitivamente hace honor a su nombre, ofrece lo que su nombre indica, es el reflejo en el espejo de un romántico incurable. Una a una, cada tema te garantiza una hora de sensualidad, todo un tratado de seducción para esas veladas con las luces apagadas mientras la persona amada espera inquieta entre las sombras y las sábanas. Hay que reconocer que él tiene una habilidad asombrosa para descifrar lo que las mujeres sienten, piensan y quieren oír y se las arregla para expresarse de manera suave y elocuente. Es la mirada personal de un hombre que adora a su mujer y que haría cualquier cosa por ella, que piensa que el sol se levanta con su bello rostro, que sus curvas son celestiales... Ahora bien, a pesar de que estemos todos de acuerdo en que nos ha regalado un hermoso disco y en que todos le adoramos (en especial el género femenino) -y a riesgo de que alguno me tache de aguafiestas-, también cabría preguntarse ¿Cuándo dejará de sonar como si estuviera condenado a reproducir hasta la eternidad los mismos arreglos musicales y contar las mismas historias de alcoba? ¿Cuando se decidirá a modernizar su sonido? ¿Cuándo querrá usar su don como letrista para tratar temas de otra índole? Ahí dejo las preguntas para quién las quiera contestar.

3 comentarios :

Manolo García Conejo dijo...

Pues si te soy sincero, este tema en concreto no me gusta mucho.

Selene dijo...

Jajajja, pero si todos tenéis que desviviros por nuestras celestiales curvas y nuestro encantador rostro recién levantadas, ahora que quieres que te diga las baladas ñoñas no son lo mio (ya lo sabias verdad, jejej), el chico es mono (vale también esta bueno) juega con lo que tiene y si vende para que va a cambiar (digo), ains que todas no somos iguales MS. Cuando el chico mejoré avísame. Muacks.

Musicasoul dijo...

Llámame romántico incurable, pero para mi sigue siendo una maravillosa sensación levantarte por la mañana y ver a tu lado el rostro, la carita de la mujer amada, incluso aunque ésta no haya pasado todavía por la sección de chapa y pintura, jajaja.

Coincido contigo en gustos, tanta suavidad me empalaga sobremanera, acabo empachado, aprecio más otras propuestas con mayor energía. Besos.

 
©2009 Musicasoul | by TNB